Las personas y los pueblos son interdependientes con la naturaleza
y forman, con ella, un conjunto inseparable.

La naturaleza tiene derechos. El Estado y la sociedad tienen el deber de protegerlos
y respetarlos.

El Estado debe adoptar una administración ecológicamente responsable y promover
la educación ambiental y científica mediante procesos de formación y aprendizaje permanentes.

Si el desarrollo humano por su esencia impacta en la naturaleza ¿No es ambiguo y da pie a judicializar todo lo que tenga un mínimo de impacto en la naturaleza?

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *